Seleccionar página
Iniciación Qliphoth (Parte I)

Iniciación Qliphoth (Parte I)

¿Qué es la iniciación Qliphoth?

La iniciación Qliphoth, conocida también como la iniciación al Árbol de la Muerte, puede ser un proceso confuso y lleno de malentendidos para el estudiante que se va a iniciar.

El sistema Qliphótico es un sistema que realmente pone en controversia a los diferentes grupos y ritos mágicos, en especial a los que adoctrinan y embellecen sus palabras y actos, con tal que los adeptos a este tipo de ritos y grupo tengan obligaciones monetarias con ellos. Este tipo de comportamiento también se ha visto reflejado en la creación de jerarquías artificiales dentro de las diferentes órdenes.

Existen en la actualidad muchas definiciones sobre lo que puede ser este tipo de iniciación, pero estas cuestiones siempre van a depender del camino que transite la persona que se vaya a iniciar y las herramientas de las que se disponga.

¿En qué consiste la iniciación Qliphoth?

La iniciación Qliphoth, o al Árbol de la Muerte, es la trascendencia y la comprensión de uno mismo, el recorrido por los distintos niveles de la conciencia y del ser. Este cambio puede ocurrir y manifestarse de distintas formas y experiencias en la vida diaria de cada uno de los iniciados.

Estas experiencias llevan consigo la obtención de un conocimiento, el cual antes estaba oculto para el estudiante de la iniciación Qliphoth, y poco a poco comienza la transformación del mismo. Puede decirse que la verdadera iniciación no consiste en un rito o ceremonia, sino en un periodo de tiempo donde el estudiante atravesará una experiencia mística particular, muy personal y diferente en cada uno de los iniciados.

La experiencia es una iluminación personal, alquímica. La transmutación y transición espiritual, una transformación que cambia al iniciado de manera consciente, a través del proceso personal, donde todo en la vida y la percepción del mundo cambian de una manera sustancial.

¿En qué consisten esas «experiencias místicas» durante la Iniciación Qliphoth?

Iniciación Cabalística en el Árbol de la Muerte Parte I - Conocimiento

No debes interpretar de una forma errónea el termino de “experiencia mística”, ya que se tiende a entender ese término como algo que se asocia a lo divino, o fuera de la realidad.

Día tras día, minuto a minuto, todos somos afectados por distintos factores, los cuales influyen directamente en nuestro consciente e inconsciente en todos los ámbitos.

La vida misma nos coloca frente a desafíos o situaciones diferentes y en mayor o menor grado de dificultad, las cuales debemos encarar y afrontar. Éstas pueden considerarse como pequeñas fases de la iniciación Qliphoth.

Pero las iniciaciones Qliphoth verdaderas implican cambios realmente drásticos y significativos para la vida del estudiante del Árbol de la Muerte. Estos cambios son capaces de volver patas arriba el mundo tal y como lo conoce, de cambiar ese mundo al estudiante en algo que jamás se podría imaginar.

Debe enfrentarse a sufrimientos o pérdidas muy grandes, tales como individuos o individuales, a procesos y situaciones que marcan, en definitiva, la forma de vivir y ver la vida del estudiante.

¿Qué provoca en el iniciado al Árbol de la Muerte este inicio?

La iniciación Qliphoth es el proceso donde el propio mundo del estudiante comienza a desmoronarse: todas las creencias y valores que tenía hasta ese momento pierden su significado. El iniciado ve ante sus ojos como la vida se desmorona, y tan solo puede observar impasible cómo está pasando todo sin poder hacer nada, sintiéndose impotente, descubriendo cómo poco a poco el velo que lo cegaba cae.

Iniciación Cabalística en el Árbol de la Muerte Parte I - Proceso

En este punto de la iniciación Qliphoth, al Árbol de la Muerte, el iniciado se puede derrumbar o puede llegar a abandonar la misma iniciación, es lo que algunos llaman la disolución del ego. Éste es el principio de la reconstitución de la consciencia, para luego proseguir el camino de la ascensión dentro del Árbol de la Muerte.

En el iniciado, la pérdida del ego puede manifestarse sobretodo como un vacío interno, reflejándose en él a través de daños físicos y emocionales, teniendo cuadros graves de depresión, de desesperación y de ansiedad.

También se le pueden sumar conductas auto destructivas, pérdida de la confianza en uno mismo y miedo hacia el mundo que rodea al iniciado en el Árbol de la Muerte.

Esta experiencia dentro de la iniciación Qliphoth puede establecerse durante un tiempo indefinido, ya que puede producir el sentimiento de pérdida en el sentido más real de la palabra. Pero la recompensa, al mismo tiempo, es un proceso donde no hay satisfacción alguna.

Las consecuencias de una mala adaptación a la iniciación Qliphoth

A la mayoría de los iniciados en el Árbol de la Muerte les cuesta reconocer este proceso y tienden a fallar esta primera prueba real, cayendo en un proceso progresivo a la oscuridad, la desesperación y, en definitiva, a no seguir ascendiendo en el Árbol de la Muerte.

Esta condición puede llevar al estudiante a cuadros graves de desórdenes mentales, enfermedades psicosomáticas e incluso el suicidio. También debes entender que esto no es una situación habitual, ya que no se da en muchos casos. Pero sí es una situación que debe tomarse en cuenta y considerarla detenidamente antes de adentrarse en la iniciación Qliphoth.

Si eres una persona que no está en condiciones mentales, físicas o emocionales adecuadas, que no sabes mucho de ti mismo, que tienes algún tipo de adicción (no hace falta que sea a las drogas, el cigarrillo, el café o simplemente el trabajo), o tienes algún tipo de conducta que te hace ponerte en riesgo de una forma más o menos habitual, la iniciación Qliphoth no es para ti.

No es para nada recomendable iniciarse en estas prácticas mágicas, ni ninguna otra de menor grado, o escuelas de pensamiento, con ninguna de las afecciones anteriormente dichas.

La iniciación Qliphoth como puerta a la Magia

Iniciación Cabalística en el Árbol de la Muerte Parte I - Condicion

La intención real de toda práctica mágica (sin importar su procedencia) es producir cambios reales y consistentes en la conciencia del adepto. Por lo tanto, hablar de un primer paso para iniciarse en la magia sería estar al tanto de las consecuencias que puede llegar a tener cualquier tipo de práctica de esta índole.

La iniciación Qliphoth es una prueba en el día a día, depende del estudiante pasarla con éxito o no. Según su determinación, fuerza, perseverancia y práctica de la misma se determinará su valor.

Alguien que no se encuentra realmente preparado para esto tiene muy pocas oportunidades de salir exitoso, ya que la confrontación personal que se ha de llevar a cabo será con todo aquello que ha intentado rechazar hasta ahora. Lo que el iniciado considera prohibido o repulsivo en su vida, en su conciencia y en sus emociones será afrontado cara a cara.

La iniciación Qliphoth es el descenso a tu propio inframundo, a realizar la conexión con el lado oscuro.

Sigue leyendo la segunda parte de esta inciación Qliphoth al Árbol de la Muerte

Fuentes:

Introducción al Camino de la Mano Izquierda

Introducción al Camino de la Mano Izquierda

Introducción al Camino de la Mano Izquierda

Introducción al Camino de la Mano Izquierda

El Camino de la Mano Izquierda, o el Sendero izquierdo, es aquella doctrina la cual se opone a la derecha de Dios Padre.

Desde la antigüedad, se ha contado la historia sobre la gran lucha de las fuerzas primarias: la Luz y la Oscuridad. En los Zoroastrianos Ahura Mazda representa a la luz y Ahriman a la oscuridad. En el judeo-cristianismo es Dios y Satanás. Mientras que en el judaísmo es YHVH (Yahvé) y Samael.

Caracterísiticas del Camino de la Mano Izquierda

El Camino de la Mano Izquierda comprende un acercamiento muy personal por parte la persona que está iniciada en él. Por eso es fácil ver como estos “sectas”, o grupos de acólitos, se descomponen rápidamente después de haber sido iniciados.

Es realmente difícil encontrar un maestro verdadero en el sendero de la mano izquierda, por eso lo más común es que muchos se inician ellos mismos con sus propios medios, materiales y posibilidades de acceso a la información.

A diferencia del camino de la mano derecha, el dogma, y la necesidad de creer en algo que se da de por sí hecho e incuestionable, aquí no existe. No hay un culto, rendición, sumisión o temor. No existe el castigo ya que no es necesario. Todo tipo de Dioses y Diosas existen para el iniciado en el Camino de la Mano Izquierda, pues viven a través del hombre y la mujer.

No se debe confundir la imagen del Satanismo con el Camino de la Mano Izquierda.

El Sendero Izquierdo no debe confundirse con el satanismo hollywoodense de Anton Lavey, entre otros. No es ni remotamente parecido a lo que es en realidad. Ese tipo de reciclaje de pensamientos y corrientes filosóficas sobre la individualidad del hombre, disfrazados de una fachada ególatra y esnob que pretende representar lo que es la oscuridad.

Se debe diferenciar radicalmente este tipo de cosas de lo que es realmente el estudio, práctica y vivencia de un caminante real del sendero izquierdo. Pero desafortunadamente, esta ha sido una de las caras con las que se ha ido asociando este tipo de prácticas oscuras.

Para un adepto real del Camino de la Mano Izquierda, considerarse a sí mismo como un adorador de Satanás, viéndole como una entidad superior, es una degradación de sus creencias, un insulto a sí mismo. Nada es superior al propio hombre.

¿Qué es realmente el Sendero Izquierdo?

Este Camino de la Mano Izquierda es una forma de vida, una forma de entender la vida misma. No es una religión en sí, por lo que no necesita una serie de requisitos, directrices y metodología estricta.

Aquí es donde el ser humano comienza a dar forma al mundo, a su verdadero y propio mundo. El Sendero Izquierdo hace de la vida del iniciado su propio acto de voluntad y reflejo de su deseo.

Todas las entidades superiores que he citado antes, los ángeles caídos y los diferentes demonios, que pueblan los distintos mundos del Árbol de la Muerte, pueden existir sólo a través del propio ser y existencia.

De igual forma pasa con el Árbol de la Vida, ya que los dos, el uno con el otro, comprenden el sistema universal de el Bien y el Mal.

El sistema básico del universo, el que recoge el Árbol de la Vida y el Árbol de la Muerte, pertenecen a la Cábala. Muchos de los adeptos al Camino de la Mano Izquierda la estudian y practican a su vez, pero realmente esto no significa que es indispensable para el Sendero Izquierdo.

El Camino de la Mano Izquierda como oposición a Dios

Sin embargo, el estar en oposición a YHVH (Yavéh) es vivir de una forma totalmente distinta a como viven las numerosas ovejas del pastor, es el estar fuera del Edén de la Sociedad. Los hijos de Caín siempre estarán malditos y agradecidos por ser expulsados del paraíso previamente concebido (la conciencia de YHVH).

Éste es el camino donde realmente se abre la puerta al conocimiento de uno mismo, de ver y experimentar las cosas que jamás se ha visto de sí.

Con el transcurrir de la iniciación, se comienza a desvelar poco a poco delante de los propios ojos del iniciado sus más grandes temores, miedos, tristezas, rabias, pesadillas y deseos más profundos. Éstos se harán presentes y devorarán lo que previamente suponía que conocía de él mismo.

El Sendero Izquierdo desvela el rastro de luz y ceguera

Tomar parte en el Camino de la Mano Izquierda es empezar a introducirse en el abismo, a ver la verdad detrás del velo que se ha impuesto. Es quitarse la ceguera de la ilusión de la luz.

Caminar en el Sendero Izquierdo, es liberarse de las ataduras kármicas del demiurgo, de sus mandamientos y leyes, donde sólo Él es beneficiado, satisfaciendo así el capricho de su propia creación.

El Camino de la Mano Izquierda, es un camino único y personal, donde cualquier tipo de práctica o herramienta está permitida, donde queda lejos de cualquier tipo de pensamiento toda filosofía que hable del amor al prójimo, sumisión, filantropía y amor a la obra del creador, reconociendo sólo a él como único Dios. Todo el que albergue este tipo de pensamientos estará realmente fuera del Sendero Izquierdo.

El Camino de la Mano Izquierda es el camino de convertirse en el dios de uno mismo, donde el hombre se convierte en una deidad, el dios que materializa su propia voluntad y reina en este mundo.