Seleccionar página
Las fases lunares y cómo influyen en tu vida (+Ritual a la Diosa)

Las fases lunares y cómo influyen en tu vida (+Ritual a la Diosa)

Las fases lunares y cómo influyen en tu vida

En el momento que estoy escribiendo este artículo es luna nueva, ¿pero sabes realmente cómo esto nos afecta? Son innumerables las influencias que tiene la luna sobre las mareas y en nuestra vida, además de eso, influye en el crecimiento de las plantas, sobre los animales, etc.

Nuestro cuerpo al estar formado por un porcentaje alto de agua, está expuesto a su influencia, ya sea estando con las emociones a flor de piel en luna llena o sentirte cansado en luna menguante -cabe agregar que esta influencia es más fuerte en personas sensibles y desarrolladas espiritualmente-. En este artículo intentaré ilustrarte sobre aquello que conozco y te guiaré para que sepas cómo sacarle provecho a la luna tanto en la vida cotidiana, como en los rituales mágicos.

Luna Nueva

Así como los nuevos comienzos, esta fase invita a la introversión -de este modo se retoman fuerzas para el inicio que se acerca-. Se puede usar este momento como un intenso «reinicio», alejándonos de las malas energías y compañías que podrían rodearnos.

Te recomiendo intentar conectar con el subconsciente mediante la meditación y planear nuevos proyectos sin apresurarse a establecerlos; es el momento ideal para sembrar la planta que desees y para concebir hijos.

Luna Creciente

La luna creciente representa intenciones, deseos y esperanzas. Una vez recargados con la luna nueva, esta fase nos invita a aclarar y enfocarnos en aquello que queremos lograr.

Para esta luna te recomiendo visualizar tus deseos, recuerda que no debes visualizarlos como una foto estática y sin vida, sino como una película de sensaciones vívidas y cercanas.

Cuarto Creciente

Esta fase lunar es momento de acción, decisión y desafíos.

Tus días de descanso e intenciones han acabado y debes trabajar duro para alcanzar tus objetivos. Prepárate para tomar decisiones y no pierdas tu buen ánimo cuando las cosas se pongan difíciles (tiempos mejores siempre llegan a aquellos que perseveran; el universo no bendice ni maldice, solo responde a tus energías y a tus vibras).

La forma en la que sobrellevo esta luna es tomando una actitud flexible y dispuesta a improvisar, tomando las decisiones necesarias sin perder el foco en aquello que deseamos. Personalmente, recomiendo tener una lista de «qué haceres», teniendo como prioridad el constante trabajo para aquello que queremos.

Gibosa Creciente

Las palabras que representan a esta fase son perfeccionamiento, refinamiento y ajustes. Esta fase lunar es la ideal para pulir nuestros planes; ella te ayudará a saber si realmente estás en buen camino o necesitas corregir tu rumbo.

Los pros y los contras de nuestros deseos siempre existirán, y esta luna nos ayudará a verlos con más claridad. Mantente firme en aquello que quieres, pero no seas inflexible ante los cambios que puedan surgir.

Luna Llena

¡Es momento de recoger lo que has sembrado hasta ahora! Los beneficios de esta luna vendrán en forma de nuevas oportunidades y situaciones favorecedoras para nuestro proyecto. Procura estar listo y abierto para recibir bendiciones.

Ten cuidado con tus emociones, estarán muy volátiles: podrías molestarte por cualquier tontería, llorar por alguna palabra fuera de lugar o tener alguna otra reacción impulsiva. Procura buscar formas de canalizar esa volatilidad (el deporte y el arte son excelentes formas de hacerlo) y no tomar decisiones cuando estés enfrentando alguna emoción fuerte (ya sea la alegría embriagadora o la tristeza enloquecedora).

Además de esto, se cree que esta luna tiene el poder de hacer crecer el cabello frondoso y abundante, por lo que podrías cortarte el cabello durante esta fase.

Gibosa Menguante

Las palabras que representan a esta luna son gratitud, compartir y entusiasmo.

En esta fase lunar estarás en un período de abundancia (producto del trabajo duro que has venido desarrollando), y estarás sumamente cariñoso así como entusiasmado.

Querrás compartir tus ganancias y tiempo con tus seres queridos y amigos cercanos; no te sientas mal por ello, recuerda que dar es también recibir.

Cuarto Menguante

Dejar ir y perdonar todo aquello que te afecta es el área a tratar de esta luna.

Debes purgarte de sentimientos como la rabia, el dolor y la tristeza, para así estar de buenos ánimos para tener nuevas metas e intenciones para el próximo ciclo lunar.

Lo clave en esta luna es limpiar: limpia tu casa, tu closet, tus amistades, entre otros. Presta atención a aquello que no te sirve y que no te aporta nada nuevo, dejalo ir.

Luna Menguante

Descansa, recupérate. En esta fase puedes sentirte cansado y agotado. Has recorrido todo un ciclo lunar y las cosas (lo quieras o no) han ido y venido.

Solo relájate y ríndete ante el universo. Algunas cosas siempre estarán fuera de tu control, y eso está bien. A veces no tienes lo que quieres, sino lo que necesitas.

Ritual a la Diosa

Las fases lunares y cómo influyen en tu vida - Ritual a la Diosa

Al atardecer (o antes de irte a dormir), da gracias a la Diosa por lo que has vivido este día. Sentado, con la cara mirando al este (dirección en donde sale el sol), vas a respirar profundamente tres veces.

Una vez relajado, girarás hacia el oeste (donde el sol se oculta). Siente la energía de la luna sobre tu cuerpo: trata de imaginar la sensación de frescura que te trae el mar, el melodioso sonido de las olas del mar… lo importante aquí es que seas capaz de visualizar los elementos que representan a la Diosa, o aún mejor, a la Diosa.

Una vez estés relajado y a gusto con las sensaciones en tu cuerpo, intenta repasar objetivamente todo aquello que hiciste durante el día, agradeciendo por lo que has recibido y tomando una lección de cada equivocación (como siempre digo, al visualizar o imaginar, no lo hagas como una imagen estática, sino como una película justo frente a ti). Agradece una vez más a la Diosa por haberte escuchado, y culmina el ritual.

Este ritual te ayudará a culminar el día con un sentimiento bonito de agradecimiento, de amor hacia tu persona; te ayudará a corregirte y a estar más enfocado en aquello que deseas lograr. Mientras más practiques, más sencillo podrás conectarte con Ella (además de que se volverán más notorios los resultados de estos sencillos rituales -tanto el del Dios Astado, como el de la Diosa-).

Bendiciones.

La Diosa de las Brujas

La Diosa de las Brujas

La triple Diosa de las Brujas de la Wicca

Desde tiempos inmemoriales, los wiccanos son particularmente conocidos por sus llamativos rituales, celebraciones y diferentes deidades; estas últimas están compuestas por un Dios Astado (puedes ver el artículo que hice anteriormente sobre él aquí) y una Triple Diosa, la Diosa de las Brujas.

Tal y como mencioné en otra oportunidad, el hombre y la mujer se necesitan entre sí para crear vida. Es por esto que ambos sexos son igual de importantes para la Wicca. En la vida no somos nada sin equilibrio, por esa razón le dedicaré este artículo enteramente a la Diosa de las Brujas, a sus diferentes facetas y a lo que representa. De igual manera, al final de este artículo podrás encontrar un sencillo, pero maravilloso, ritual para conectarte con el Dios Astado. En el próximo artículo haré otro ritual relacionado con la Diosa de las Brujas.

La Diosa de las Brujas, figura Femenina objeto de culto.

La figura femenina siempre ha sido objeto de culto en prácticamente cualquier época de la historia. La evidencia arqueológica nos da una idea en la que posiblemente los cultos a lo femenino hayan sido establecidos durante el Paleolítico Superior, ya que por toda Europa se han conseguido estatuillas femeninas de todo tipo de manufactura, las que posteriormente se denominaron “Venus prehistóricas”.

La Diosa de las Brujas de la Wicca representa a la mujer íntegramente en tres facetas: hija, madre y anciana. Estos arquetipos son venerados y usados en la magia wiccana por lo que evocan, transmiten y simbolizan. A continuación, te explicaré cada una de ellas.

Primera Faceta de la Diosa:
Hija / La Virgen Blanca.

Esta primera faceta de la Diosa de la Bruja es simbolizada por la luna creciente y la primavera. Es el arquetipo de la juventud, la belleza, la ingenuidad, la curiosidad, los romances inocentes y los nuevos comienzos. Su color es el blanco y el rosa pastel.

Ella es capaz de apreciar la belleza en cada ser (desde el sencillo resplandor del sol en el agua cristalina, hasta el más solitario humano), además, ve al mundo como un lugar nuevo, de exploración y descubrimientos. Ella es la guardiana de las Leyes Universales que resguardan el equilibrio por doquier.

Cabe agregar que por “virgen” no me refiero a nada relacionado con el himen, sino a aquellos ojos amorosos, curiosos y cándidos que puedes apreciar en la inocencia de alguien, la cual nunca ha sufrido pena alguna, o que bien, ha sabido crecer con dicha pena y convertirla en fuente de sabiduría.

Esta faceta de la Diosa de las Brujas es convocada para el aumento de la autoestima, los sueños, las aspiraciones, las nuevas ideas, los nuevos puntos de vista, la juventud, y todo lo que esté relacionado con la búsqueda del amor. Puedes honrarla con flores, especialmente las blancas.

Segunda Faceta de la Diosa de las Brujas:
Madre / La Madre Roja.

Esta segunda faceta de la Diosa de las Brujas está simbolizada por la luna llena. Es el arquetipo de la fertilidad, la nutrición, el cuidado y el amor espiritual. Está asociada con la madurez, el ser adulto.

Ella te enseña a amar (cuidar, proteger y acompañar, respetando la independencia del otro), y a crecer. Te ayuda a responsabilizarte de tus acciones y a interiorizar que cualquier tipo de cosa que hagas, para bien o para mal, tendrá una consecuencia en tu vida y en el universo. Ella, junto al Dios Astado, te provee de riquezas naturales, fertilidad, recursos, protección, apoyo. Ambas deidades crean la vida y todo ser vivo que te rodea, con sumo amor.

La Madre te guía en la disciplina y paciencia, ayudándote a crecer mentalmente, espiritualmente y a tener una etapa adulta equilibrada. Ella no quiere que dejes de disfrutar este maravilloso mundo por estar cegada por las adicciones, privaciones auto impuestas, excesos u otras formas de auto flagelación y destrucción de ti misma, consciente o subconscientemente. Ella trabaja su poder para darte armonía, felicidad y libertad; como cualquier otra madre humana, ella desea ayudar y guiar a sus hijos. Es tu decisión dejar que ella te ayude o no.

Esta faceta es convocada para la máxima protección, la justicia, la fertilidad, la madurez, las relaciones estables, la familia, el crecimiento espiritual, así como para poder culminar momentos decisivos.

Tercera Faceta de la Diosa de las Brujas:
Anciana / La Oscura Anciana

Esta última faceta de la Diosa de las Brujas está simbolizada por la luna menguante. Éste es el arquetipo de la sabiduría, la muerte y la conexión con el mundo espiritual.

La Diosa de las Brujas Anciana es la más temida de todas las facetas, ya que representa el final de un ciclo. Ella es la puerta a la muerte y al renacimiento; su enseñanza es la más misteriosa y profunda de todas: sin muerte, no hay vida ni renacimiento. Ella espera pacientemente por todos nosotros, y una vez que culminamos nuestra misión en la tierra, nos recibe con afecto en su regazo. Tal y como reza el dicho wiccano «de ella venimos y a ella vamos«.

Ella te ayudará y consolará cuando, en algún momento, debas enfrentar el ciclo natural de la muerte de algún familiar o ser querido. Sabrás cuando ella esté presente en tu vida en el momento en el que interiorices que la muerte es una fase necesaria para el renacimiento y surgimiento de nueva vida.

Esta faceta es convocada para enfrentar la muerte, meditaciones de vidas pasadas, para el descanso, protección de ataques psíquicos, trabajos para comunicarte con el mundo espiritual, adaptarte a los cambios, y pedir consejo. Sus colores son los oscuros, preferiblemente el negro.

Ritual al Dios Astado.

Para poder hacer este sencillo ritual al Dios Astado, debes hacer lo siguiente.

  • Al amanecer (o al despertarte), da gracias al Dios por este nuevo día.
  • Levantada, con la cara mirando al este (dirección en donde sale el sol), vas a respirar profundamente tres veces.
  • Luego, siente el calor del sol sobre tu cuerpo.
    • Si no tienes ventana en dirección al este o simplemente está nublado, no hay problema. Trata de imaginar la sensación del calor sobre tu cuerpo, el melodioso sonido de una flauta o lo que te evoque en sí el amanecer, lo importante aquí es que seas capaz de visualizar los elementos que representan al Dios, o aún mejor, al Dios Astado mismo.
  • Una vez estés relajada y a gusto con el calor en tu cuerpo, nombra uno a uno los objetivos que te has propuesto realizar durante el día.
  • Imagínate haciendo todas las cosas que has ido nombrando
    • Como siempre digo, al visualizar o imaginar, no lo hagas como una imagen estática, sino como una película justo frente a ti.
  • Agradece una vez más al Dios Astado por haberte escuchado, y culmina el ritual.

Este ritual te ayudará a iniciar el día con abundante energía, fortaleza y con la suficiente sabiduría para afrontar satisfactoriamente los problemas que se te puedan presentar. Mientras más practiques, más sencillo podrás conectarte con Él.

Bendiciones.