Seleccionar página
Las 5 cosas que más odia Aries

Las 5 cosas que más odia Aries

Las cinco cosas que más odia Aries

¿Qué es aquello que el signo del carnero detesta más? El adicto al trabajo, líder, de espíritu indomable y siempre a prueba, no tolera todo lo que refleje incapacidad o descuido.

Siempre sagaz y responsable, este rey de sí mismo no permite que otros se olviden de sus obligaciones y que se resignen a una zona de confort. Tampoco le gustan las situaciones que reflejen apatía o descuido, pues para él la vida es un reto que se ofrece una sola vez.

Personas que no devuelven las llamadas

Como el ser organizado y exigente que es, el Aries valora en mucho su tiempo y sus prioridades, y sencillamente no tolera que otra persona no valore esos dos aspectos.

O que, mucho peor, sea desatenta y despectiva con aquello que el Aries considera urgente. Un aspecto que toma especial relevancia cuando se trata de llamadas, e-mails o mensajes que no tienen respuesta.

Este es un tema muy sensible para los Aries, pues toda atención que no es devuelta tiene diversos significados:

  • El primero es que esa persona que no responde es distraída, incapaz o grosera.
  • El segundo es que no da importancia a un asunto al que Aries ha dedicado atención.

¿Quién va a devolver ese tiempo perdido a Aries?

Animales enjaulados

Por su naturaleza animal (libre, desmedida, errante y aventurera) lo nativos de este signo se sienten muy identificados con otras especies, pero no con curiosidad o superioridad de turista, si no con auténtica compasión. Viven con intensidad lo que sienten los animales: su alegría, su temor, su dolor…

Por ello no soportan la crueldad infringida a cualquier animal, por la razón que sea. Sea en espectáculos turísticos, laboratorios o zoológicos, si estuviera en su poder, liberarían a todos los animales injustamente encarcelados y torturados.

Las discusiones que no van ninguna parte

Obsesionado con la pérdida de tiempo, el Aries puede ser muy intolerante en todos los aspectos, pero hay uno de las relaciones humanas que lo lleva a la absoluta frustración: las discusiones interminables.

Prefieren lo que se dice una vez, claro, y con pocas palabras.

Perder transportes

La puntualidad es un tema delicado para los Aries. Parte esencial de un protocolo inflexible, que más vale respetar. Y cuando se trata de aviones, trenes o autobuses, ¡mejor que salgan en horario!

Y si viajas con un Aries, ten el equipaje listo, y no te arriesgues a perder el transporte, o conocerás la verdadera furia del infierno.

La ropa muy casual

Aunque es un amante de la aventura y de los riesgos, los nativos de Aries no dejan de lado la pulcritud y la elegancia. Algo que viene muy bien saber cuándo se trata de regalarles alguna prenda.

Las 5 cosas que más odia Tauro

Las 5 cosas que más odia Tauro

Las cinco cosas que más odia Tauro

Los nativos del signo del toro son personas pacientes y emotivas, entregadas a la serenidad que aporta el trabajo bien hecho y las obligaciones cumplidas. Sin embargo, y como cada uno de nosotros, tienen sus razones para perder la paciencia.

Estas razones tienen que ver, sobre todo, con aquellos que teme: la falta de capacidad propia, la desatención, la falta de reconocimiento y as señales d que otros han descuidados sus deberes.

No ser más capaz e inteligente

Debemos decir que, por regla general, lo nativos de este signo tienen ciertos problemas de autoestima, pues siempre, de una o de otra manera, tienden a echarse la responsabilidad de todas las cosas malas que les ocurren, y ponen como razón de sus fracasos a sus propias limitaciones. Un parte de ellos se odia a sí misma por no ser más sabios y capaces, más preparados y eficientes.

Desde luego, se trata de una apreciación injusta, pues sí hay un signo que se esmera en dar más y de mejor manera en todos los aspectos de su vida ese es Tauro. Nuestras limitaciones están para ser rebasadas con esfuerzo y dedicación, no para desestimarnos y hacernos dudas de nosotros mismos.

La desorganización

Tauro tiene una curiosa filosofía: que el exterior refleja el interior, y que lo macro está en lo micro. Es decir: que nuestras acciones y hechos reflejan cómo estamos por dentro, el estado de nuestra mente y espíritu.

Para ellos, señales de desorden y descuido en una casa, en el escritorio y en el aspecto personal demuestran que las cosas por dentro no están bien. El desorden para ellos es un grito de ayuda que, desde luego, prefieren no escuchar y mucho menos atender.

La mala cocina

Como buen trabajador, Tauro es un ser sensorial. Cree que el amor y el afecto se demuestran con regalos a los sentidos. Y el más importante de ellos es el alimento: son grandes chefs que saben que se cocina para otros con el corazón.

Por ello más vale que con ellos intentes sólo tus mejores recetas, pues un arroz salado es de las peores ofensas que les puedes hacer.

Hablar en público

Como alguien que trabaja en la sombra para que otros disfruten de los frutos, el toro tiene a la humildad como centro de su código, y rara vez se ve como centro de las miradas.

No le gusta hablar en público, y muchos menos estar bajo la luz de los reflectores…

Ser víctima de bromas

Al toro, entre mejor se le trata, mejor se vive con él. Por ello nunca les hace a otros lo que no le gustaría que le hicieran.

Y, por supuesto, espera la misma cortesía de los demás. Así que nada de chistes a su costa, por ligeros que sean.

Las 5 cosas que más odia Géminis

Las 5 cosas que más odia Géminis

Las cinco cosas que más odia Géminis

Los que nacieron bajo el signo del gemelo tienen claras muchas cosas acerca de sí mismos: que son vastos y complejos, que albergan de manera muy cómoda a las más terribles contradicciones, que son multifacéticos y ubicuos…

Y por ello mismos sus odios son diversos y en no poca ocasiones sencillamente incomprensibles.

No ser el centro de atención

Los gemelos tienen como símbolo a Jano, el de las dos caras, que ríe y llora al mismo tiempo. Y que también el símbolo universal del teatro.

No podía ser más apropiado: a los Géminis les gusta el escenario, y estar bajo la luz de los reflectores, pues consideran que son dignos de una mirada y de un aplauso, en todos los aspectos de la vida.

¿Qué alguien deja de prestarle atención, de hacerlo centro de su mundo? Tragedia y decepción. Nunca te mirarán de la misma manera.

Así que si te enamoras de un nativo del signo de los gemelos más vale que tengas hambre de espectáculo, y que no cierres ni ojos ni oídos.

Aparatos descompuestos

Los Géminis con manitas por necesidad más que por vocación, y eso se traduce en más de un desastre en no pocas ocasiones, pues son intolerantes con todo lo que no funciona como ellos quisieran…

Y como creen eso de que “si quieres un trabajo bien hecho, hazlo tú mismo”, pues jamás llaman al servicio de reparación, y se ponen manos a la obra, con más buena voluntad que tino.

El resultado: odian que las cosas se descompongan, pues los ponen en un predicamento del que nunca salen airosos.

La lentitud

Nada mata más efectivamente a un Géminis que un atasco de tráfico o ir detrás de una persona que camina lentamente…

Los atareados gemelos no toleran que otros les sometan a un ritmo en el que (creen) se pierde el tiempo y la productividad. Rebasan, dejan atrás, aprietan el acelerador o gritan de impotencia cuando el mundo no sabe ir a su compás.

Los pesimistas

Para los Géminis las actitudes derrotistas son un veneno para empresas y proyectos. Se alejan de toda persona que manifieste que una apuesta tiene las posibilidades en contra, y dejan atrás a quien no quiere escalar la montaña porque la caída es segura.

No hay vida sin riesgo, cree Géminis. Y tiene razón.

Las adicciones

Géminis cuida de su cuerpo a fondo, y suele concebir todo padecimiento como una muestra de debilidad. Para él es imperdonable que el exceso destruya ese templo de cada uno: se trate de exceso de comida, bebida, cigarro, drogas…

Mejor ni plantearle la cuestión en una charla informal.

Las 5 cosas que más odia Cáncer

Las 5 cosas que más odia Cáncer

Las cinco cosas que más odia Cáncer

Lo que amamos y lo que odiamos nos define a la perfección, sobre todo en los nacidos bajo el signo del anfibio. Amorosos y hogareños, los Cáncer le dicen que a toda forma de desarraigo a la traición.

Para ellos el viaje ha terminado en cuanto erigen su hogar, y todo lo que lo amenace debe ser proscrito.

La infidelidad

No podía ser menos y uno de los signos más fieles detesta la idea de engañar… y de ser engañado. No se trata, hay que precisarlo, de una postura meramente moralina, si no de una verdadera toma de partido por la creación de un hogar y por todas las responsabilidades que implica.

La idea de una doble vida que quite fuelle y verdad a la vida que se tiene a los ojos de la gente, les parece absurda, pues quien sirve a dos amores termina por no amar a nadie.

Cáncer cree que poner en riesgo toda una vida de trabajo y de dicha no tiene el menor sentido. No para él, que lleva su casa y su amor a cuestas como medallas.

Los visitantes

Aunque Cáncer tiene su casa en orden y reluciente (no podía ser menos) la verdad es que no le gusta tener invitados en caso.

No es que no sepa ser cortés ni un buen anfitrión, pero no le gustan los que considera intromisiones de ojos y voluntades ajenas en su vida, que le gusta como es y sin tener que ser aprobado con nadie.

Así que si tienes que ver a un Cáncer, mejor que sea en el café más cercano a su casa.

La ciudad

Aunque le gusta la comunidad, a los nativos de Cáncer les sienta muy mal vivir en un ambiente populoso y contaminado.

Su naturaleza los impele a vivir en medio de flora y fauna abundante, con comunión directa con los elementos y la vida.

Para ellos la existencia entre las paredes de un departamento sencillamente no es vida. Así que si amas a uno, mejor haz las maletas.

Los solteros

Aunque respetan las decisiones ajenas, si tienes entre tus planes no casarte nunca ni sentar cabeza, es mejor que borres a los Cáncer que tengas en tu agenda, pues sencillamente no va a conciliar con esta idea.

Para ellos una vida fuera de la tradición y la respetabilidad de un hogar no tiene el menor caso…

Las críticas

Se permiten opinar sobre lo que los demás hacen, pero no toleran que le digan lo que deben haber hecho.

Las críticas, por bien intencionadas que sean, les entran en el corazón como el puñal de la traición. Así que mejor guardárselas.

Las 5 cosas que más odia Leo

Las 5 cosas que más odia Leo

Las cinco cosas que más odia Leo

Los reyes, sean de una tierra o de sí mismos, cultivan lo mismo amores que odios, y ninguno de ellos los cultiva más intensamente que el león. Dueño de su destino y de sus batallas, está obligado a ver enemigos en todo viento adverso, pues si se descuida, su vida puede venirse abajo como un castillo de naipes.

La gente más elegante

En toda reunión o evento, se puede ver la manera en que los nativos del signo del león se esmeran en ser los mejor vestidos, los más bellos, los que atraen todas las miradas. Esto no sólo tiene que ver con la vanidad: es toda a estrategia de dominación.

Leo sabe que su mejor divisa es él mismo, y por ello le saca partido a su presencia. A pesar de sus metódicos preparativos, sin embargo, más de una vez le ocurre que alguien más elegante y deslumbrante que él se presenta, y atrae todas las miradas.

Para Leo esta es una de las peores tragedias, pues le deja fuera de los reflectores que le son tan necesarios para la sobrevivencia.

Los celos

Seductor natural, a Leo le cuesta (por así decirlo) elegir una entre las muchas opciones que l amor le brinda. Ello le conduce, sin duda, a ser el más infiel de los signos. Pero quiere que esas aventuras transcurran sin problemas ni reproches.

Y en esa tesitura si hay algo que no tolera son los celos, de cualquier índole y por cualquier motivo. Un ataque de celos, de hecho, le puede servir como razón para terminar una relación de manera inmediata.

El rechazo

Todo rey, como se concibe a sí mismo Leo, sabe que tiene derechos naturales (o al menos vive convencido de ello). Leo no es a excepción, y tiene el convencimiento de que espacios y personas se les deben entregar sólo por el hecho de que las ha deseado.

Un “no” es, en estos casos, la más grave de las ofensas que le puede hace al orgulloso león.

Los coches ajenos

Leo tiene al estatus y a todo lo que se relaciona con él como una de las partes esenciales de la vida. Uno de los objetos que para este signo concentra todo el prestigio que se puede ganar es el automóvil.

Y desde luego quiere el más costoso, el más lujoso y el más nuevo… pero si el vecino lo tiene antes…

Que le pidan calma

La naturaleza felina de los Leo los mueve a siempre estar merodeando, a buscar las oportunidades de su fuente, a buscar su próximo objetivo.

Viven con intensidad y sin descanso. Y suelen poner nervioso a más de uno. Ante esa vivacidad es mala idea pedirles tranquilidad…