Seleccionar página
Introducción al Camino de la Mano Izquierda

Introducción al Camino de la Mano Izquierda

Introducción al Camino de la Mano Izquierda

Introducción al Camino de la Mano Izquierda

El Camino de la Mano Izquierda, o el Sendero izquierdo, es aquella doctrina la cual se opone a la derecha de Dios Padre.

Desde la antigüedad, se ha contado la historia sobre la gran lucha de las fuerzas primarias: la Luz y la Oscuridad. En los Zoroastrianos Ahura Mazda representa a la luz y Ahriman a la oscuridad. En el judeo-cristianismo es Dios y Satanás. Mientras que en el judaísmo es YHVH (Yahvé) y Samael.

Caracterísiticas del Camino de la Mano Izquierda

El Camino de la Mano Izquierda comprende un acercamiento muy personal por parte la persona que está iniciada en él. Por eso es fácil ver como estos “sectas”, o grupos de acólitos, se descomponen rápidamente después de haber sido iniciados.

Es realmente difícil encontrar un maestro verdadero en el sendero de la mano izquierda, por eso lo más común es que muchos se inician ellos mismos con sus propios medios, materiales y posibilidades de acceso a la información.

A diferencia del camino de la mano derecha, el dogma, y la necesidad de creer en algo que se da de por sí hecho e incuestionable, aquí no existe. No hay un culto, rendición, sumisión o temor. No existe el castigo ya que no es necesario. Todo tipo de Dioses y Diosas existen para el iniciado en el Camino de la Mano Izquierda, pues viven a través del hombre y la mujer.

No se debe confundir la imagen del Satanismo con el Camino de la Mano Izquierda.

El Sendero Izquierdo no debe confundirse con el satanismo hollywoodense de Anton Lavey, entre otros. No es ni remotamente parecido a lo que es en realidad. Ese tipo de reciclaje de pensamientos y corrientes filosóficas sobre la individualidad del hombre, disfrazados de una fachada ególatra y esnob que pretende representar lo que es la oscuridad.

Se debe diferenciar radicalmente este tipo de cosas de lo que es realmente el estudio, práctica y vivencia de un caminante real del sendero izquierdo. Pero desafortunadamente, esta ha sido una de las caras con las que se ha ido asociando este tipo de prácticas oscuras.

Para un adepto real del Camino de la Mano Izquierda, considerarse a sí mismo como un adorador de Satanás, viéndole como una entidad superior, es una degradación de sus creencias, un insulto a sí mismo. Nada es superior al propio hombre.

¿Qué es realmente el Sendero Izquierdo?

Este Camino de la Mano Izquierda es una forma de vida, una forma de entender la vida misma. No es una religión en sí, por lo que no necesita una serie de requisitos, directrices y metodología estricta.

Aquí es donde el ser humano comienza a dar forma al mundo, a su verdadero y propio mundo. El Sendero Izquierdo hace de la vida del iniciado su propio acto de voluntad y reflejo de su deseo.

Todas las entidades superiores que he citado antes, los ángeles caídos y los diferentes demonios, que pueblan los distintos mundos del Árbol de la Muerte, pueden existir sólo a través del propio ser y existencia.

De igual forma pasa con el Árbol de la Vida, ya que los dos, el uno con el otro, comprenden el sistema universal de el Bien y el Mal.

El sistema básico del universo, el que recoge el Árbol de la Vida y el Árbol de la Muerte, pertenecen a la Cábala. Muchos de los adeptos al Camino de la Mano Izquierda la estudian y practican a su vez, pero realmente esto no significa que es indispensable para el Sendero Izquierdo.

El Camino de la Mano Izquierda como oposición a Dios

Sin embargo, el estar en oposición a YHVH (Yavéh) es vivir de una forma totalmente distinta a como viven las numerosas ovejas del pastor, es el estar fuera del Edén de la Sociedad. Los hijos de Caín siempre estarán malditos y agradecidos por ser expulsados del paraíso previamente concebido (la conciencia de YHVH).

Éste es el camino donde realmente se abre la puerta al conocimiento de uno mismo, de ver y experimentar las cosas que jamás se ha visto de sí.

Con el transcurrir de la iniciación, se comienza a desvelar poco a poco delante de los propios ojos del iniciado sus más grandes temores, miedos, tristezas, rabias, pesadillas y deseos más profundos. Éstos se harán presentes y devorarán lo que previamente suponía que conocía de él mismo.

El Sendero Izquierdo desvela el rastro de luz y ceguera

Tomar parte en el Camino de la Mano Izquierda es empezar a introducirse en el abismo, a ver la verdad detrás del velo que se ha impuesto. Es quitarse la ceguera de la ilusión de la luz.

Caminar en el Sendero Izquierdo, es liberarse de las ataduras kármicas del demiurgo, de sus mandamientos y leyes, donde sólo Él es beneficiado, satisfaciendo así el capricho de su propia creación.

El Camino de la Mano Izquierda, es un camino único y personal, donde cualquier tipo de práctica o herramienta está permitida, donde queda lejos de cualquier tipo de pensamiento toda filosofía que hable del amor al prójimo, sumisión, filantropía y amor a la obra del creador, reconociendo sólo a él como único Dios. Todo el que albergue este tipo de pensamientos estará realmente fuera del Sendero Izquierdo.

El Camino de la Mano Izquierda es el camino de convertirse en el dios de uno mismo, donde el hombre se convierte en una deidad, el dios que materializa su propia voluntad y reina en este mundo.

Satanás y el Dios Astado de las Brujas

Satanás y el Dios Astado de las Brujas

Cómo el Dios Astado se convirtió en Satanás.

Muchas veces te puedes encontrar figuras en el arte, en la literatura, incluso en las palabras de cada uno de nosotros, que nos evocan muchas ideas, entre ellas al típico demonio y, por supuesto a Satanás. ¿Pero qué tal si te digo que esa idea preconcebida, la cual tenemos en mente muchas veces, de Satanás pertenece a un Dios Astado ancestral y totalmente benevolente?

Posiblemente te levante ampollas, posiblemente despierte en ti curiosidad. Te voy a mostrar desde un punto de bruja wiccana la versión de los hechos acontecida, ¡te quedarás totalmente boquiabierta!

La situación con el Dios Astado en el momento de ser satanizado.

La adoración a la fertilidad, a la naturaleza y la búsqueda de un más allá se ha visto desde los inicios del hombre. Como ejemplo de ello están la Venus de Willendorf en el paleolítico, los elaborados rituales fúnebres de la antigüedad, entre otros. Sin embargo, a partir de la llegada del catolicismo, la iglesia censuró, persiguió y satanizó muchas creencias del hombre, para así imponerse incluso como una autoridad.

Los wiccanos no corrieron con la mejor de las suertes, siendo su Dios Astado satanizado hasta el punto que la primera imagen en venirte a la mente cuando menciono a Lucifer o Satanás, es la de un ser con tridente, cola y cuernos. A pesar de que la cantidad de seres malignos o «diablos» es proporcional a la cantidad de religiones existentes, la imagen más conocida por todo el mundo es la difundida por los católicos y cristianos.

A través de la historia se suele representar a los dioses con cuernos (por la asociación del hombre con la naturaleza), como el céltico Cernunnos, el inglés Herne el Cazador, el egipcio Osiris, el indio Pashupati, el griego Pan, el romano Fauno y el galaico Vestio Alonieco.

De hecho, la primera representación de una deidad con cuernos es en una caverna («Des Trois Freres» en Ariege, Francia) en el paleolítico, cuya pintura muestra a un hombre con cuernos en su cabeza (se cree que la tribu tenía un baile sagrado con esta deidad, con la intención de aumentar el número de animales cazados).

Situación actual de la figura del Dios Astado.

En el neopaganismo, el Dios Astado es una energía simbolizada por el sol (eternamente persiguiendo la luna en el cielo, es decir, la Diosa), es el arquetipo de lo masculino, la energía desatada, la justicia, la virilidad, la vitalidad, la fertilidad, la caza y los animales.

El Dios Astado es el que caza y es cazado; el sol que brilla ardientemente sobre nuestras cabezas. Es conocido por su benevolencia (no es alguien severo, como acostumbran a ser las deidades judías y cristianas), ser el protector de los bosques (además de los desiertos y las montañas), su sabiduría, fortaleza, ánimo y sexualidad.

El Dios Astado crea, muere y renace durante el ciclo estacional. Él es el amante de la Virgen Blanca, el hijo de la Madre Roja y en su muerte se entrega al seno de la Oscura Anciana para de este modo renacer.

Simbolismo del Dios Astado Wiccano.

Simbología del Dios Astado de las Brujas

Generalmente, los brujos wiccanos suelen rendir más culto a la Diosa (supongo que se debe a que las personas se sienten más a gusto con la imagen de una madre, por contradicción a las religiones generalmente patriarcales u ortodoxas).

De igual manera se encuentra el miedo consciente o subconsciente hacia la figura de un Dios Astado, gracias a la cultura popular que les representa como seres viles y maléficos. pero a mi parecer esto es un grave error, ya que ambas deidades se complementan uno al otro, ellos crean el mundo en perfecta armonía.

Un Dios Masculino, complemento de la Diosa Femenina.

El Dios Astado no es superior a la Diosa y viceversa. Toda adoración o altar debe contar con el equilibrio de ambos. Les encontramos en el mundo natural, en los árboles, las plantas, los ríos, las rocas, las estrellas, el sol, la luna y en nosotros mismos. No puede existir vida sólo con una figura femenina (la vida no se crea a partir de únicamente un óvulo, ¿no?), por ello la mujer y el hombre son igual de necesarios en la wicca.

Citando al libro «Wicca: una guía para la práctica individual» de Scott Cunigham, el Dios Astado:

Corresponde generalmente a un principio masculino; él es el complemento perfecto de la Diosa, identificado con el sol, los desiertos y los bosques, el mismo que cuida a los animales salvajes. Algunos le consideran el Señor de la Muerte y la Resurrección. Los wicca celebran su nacimiento, crecimiento, la unión con la Diosa y su muerte en los ocho sabbats. El Dios no debe ser confundido con la concepción que los cristianos tienen comúnmente de Dios.

Origen de los prejuicios y la confusión popular entre el Dios Astado y Satanás

Pero, ¿de dónde proviene esta imagen popular? El estereotipo del diablo con la imagen del Dios Astado es popularizado en la Inquisición (movimiento católico donde fueron torturados y asesinados una gran cantidad de paganos, no paganos y animales por considerarlos «herejes«). Si quieres darte una idea de las ideas que promovían, te recomiendo leer «Malleus Malleficarum«, mejor conocido como «El Martillo de las Brujas«.

La imagen de Satanás como un diablo inculcada por la iglesia católica.

La Inquisición planeaba plantear al Dios con cuernos como un enemigo al que se debía destruir. Más allá de la imagen creada en la Edad Media, no hay ningún registro en la Biblia que concuerde con la descripción de «cuernos, cola, tridente«.

Más bien es descrito vagamente como «el enemigo» (del hebreo «Satán«), e incluso se refieren a él (antes de su rebelión y caída) como el ángel más hermoso del cielo.

En este orden de ideas, podríamos deducir que el verdadero rostro de Satán está dotado de una belleza incomparable. Para que te hagas una idea de qué tipo de ángel era antes de la rebelión y caída, te recomiendo que eches un vistazo a la jerarquía celestial.

A pesar por sus intentos por erradicarlas, nuestras creencias wiccanas sobrevivieron a torturas y hogueras. Sin embargo, todavía en la actualidad, se tiende a confundir los estereotipos de una religión y las deidades de otra. No existe ningún tipo de relación entre el enemigo cristiano y el Dios Astado de la wicca, excepto la imagen que impuso a conveniencia la autoridad eclesiástica de la Edad Media.

Hemos sido influenciados todos nosotros, sobretodo en el mundo occidental, por una sociedad mayoritariamente cristiana, arraigándose así en nuestro subconsciente el desprecio a las deidades astadas.

Dios primigenio, mi Dios, no tu diablo.

Los brujos wiccanos nunca han adorado al diablo de los cristianos o católicos. El Dios con cuernos de los brujos es el Antiguo Dios Astado de la Caza, el cual es la fuerza que nos une a nuestros orígenes salvajes, que nos invita a respetar los unos a los otros, a escuchar con nuestros sentidos, así como a reconectarnos con nuestros instintos, con nuestra inteligencia primaria.

Él es mi Dios, no tu diablo.